Mujer sonríe mientras se ajusta un turbante sobre la cabeza. Parece que bajo el turbante ha perdido el pelo debido a un tratamientos de quimioterapia. Aún así sonríe con una sonrisa blanca, insinuando cuidarse la boca e ir al dentista habitualmente.

7 consejos del dentista para cuidar tu salud oral si vas a recibir quimioterapia

Debes ir al dentista si vas a recibir quimioterapia, ya que los tratamientos contra el cáncer tienden a ser muy agresivos, afectando a todo el cuerpo del paciente, incluida la cavidad bucal, especialmente si el tratamiento está dirigido a la cabeza y cuello del paciente. Afectan tanto a la boca, los dientes y las glándulas salivales, llegando a provocar dificultar para hablar, masticar o tragar, además de muchos problemas dentales.

Un tratamiento oncológico debilita nuestras defensas, entre ellas frente a infecciones bucales. Por eso es tan importante cuidar tu higiene dental en ese momento. De lo contrario, al finalizar el tratamiento oncológico descubrirás daños en tus tejidos bucales y dientes.

Efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia

Los efectos secundarios de tratamientos de radioterapia y quimioterapia pueden presentarse en distintos niveles de gravedad. 

Algunos de los efectos secundarios más comunes encontrados en pacientes oncológicos son:

  • Sequedad bucal y saliva espesa 
  • Llagas en la boca 
  • Caries 
  • Infecciones y enfermedades gingivales 
  • Problemas óseos 
  • Dificultad para masticar y/o tragar

Estos efectos secundarios surgen habitualmente durante el tratamiento contra el cáncer, aunque pueden extenderse hasta tiempo después de su finalización. Estos efectos no son permanentes, pero si no son tratados cuando deben pueden agravarse y generar daños permanentes a tu salud bucodental. 

Xerostomía

Uno de los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia más comunes que afecta a la salud bucal, es la xerostomía, que conlleva disminución de la cantidad de saliva y, por tanto, la sequedad bucal. La saliva juega un papel determinante en la salud bucodental, ya que limpia y protege de las bacterias. Con la disminución de la saliva debemos tomar precauciones extra o de lo contrario, exponernos a gran cantidad de problemas bucodentales. 

Mucositis

Pero el efecto secundario más común que encontramos en pacientes oncológicos, es sin duda la mucositis (inflamación de los tejidos de la boca), que provoca inflamación en encías y llagas según su grado de intensidad. 

Aquí te damos una serie de consejos para ayudarte a cuidar tu salud dental o a animar a alguien próximo a cuidar su salud bucodental al enfrentarse a un tratamiento oncológico. 

Ir al dentista antes de recibir quimioterapia

Le recomendamos encarecidamente ir a visitar a su dentista antes de comenzar un tratamiento de quimioterapia o radioterapia. Lo ideal es comenzar el tratamiento de radioterapia o quimioterapia con buena salud dental, ya que reducirá los riesgos de desarrollar afecciones. Es importante hacerse una revisión en su clínica dental al menos 1 mes antes de someterse al tratamiento, de esa forma, le podrán tratar cualquier infección bucodental que pudiese tener previamente, así como caries o daños en las piezas dentales. De esta manera el paciente estará mejor protegido frente a problemas que puedan surgir durante el tratamiento oncológico, en un tiempo en que su salud va a estar débil y no sería conveniente realizar intervenciones dentales.  

Al coordinar su tratamiento contra el cáncer con su dentista, este le hará un seguimiento para poder controlar su salud bucodental en una situación en la que suelen devenirse problemas. Hable con su dentista para que le transmita información de su salud bucodental a su oncólogo. De esta forma, ambos médicos podrán trabajar en conjunto para planificar su atención. La comunicación constante entre su oncólogo y su odontólogo le ayudará a prevenir efectos secundarios bucales y dentales.  

Si usted ya hubiese iniciado un tratamiento de radioterapia o quimioterapia sin hablar previamente con un dentista, hágalo lo más pronto posible. 

Su clínica dental le podrá recetar tratamientos con flúor durante y después del tratamiento contra el cáncer, en el cual te preparan unas férulas dentales en los que se aplicará flúor, y que tendrás que llevar puestas. Estas férulas le ayudaran a prevenir infecciones en la boca, encías y dientes, y a reducir las molestias que puedan surgir.

Familiares y amigos

Desde aquí le animamos a que, si es usted conocido o familiar de un paciente oncológico, le pida que visite a su dentista y que vigile atentamente su salud dental a lo largo del tratamiento. Si no se mantiene la constancia, con el habitual desmoronamiento emocional de un paciente oncológico, el cuidado dental se deja de lado. Esto, unido a la disminución de la cantidad de saliva, hace que aumenten las probabilidades de sufrir problemas bucodentales. 

7 consejos del dentista para cuidar tu salud oral durante el tratamiento de quimioterapia

Imagen cortada por encima de la nariz y por debajo de los hombros, de una mujer joven sonriendo y sosteniendo un cepillo de dientes con pasta de dientes encima. A las personas que están recibiendo quimioterapia el dentista les aconseja cepillarse de forma suave.

1. Cepíllate los dientes con suavidad.

Ante todo, realizar el cepillado de los dientes con la regularidad habitual después de cada comida (2-3 veces al día) y siempre recomendamos el uso de hilo dental 

Para ello, usa un cepillo de cedras blandas y, además puedes previamente remojarlo en agua para que se ablande más antes del cepillado. Si aun le resulta demasiado incomodo, pruebe usando un cepillo suave para niños. 

Evite las pastas de dientes intensas, como las de menta, que pueden llegar a irritarle. Puede ser aconsejable el uso de pasta de dientes fluorada, específica para xerostomía (sequedad bucal). 

2. Reduce la inflamación de las encías y los tejidos bucales.

Puede usar un colutorio de clorhexidina sin alcohol después del cepillado para reducir los problemas causados por la mucositis. 

En caso de mucositis intensa y aparición de llagas, se puede utilizar un enjuague de agua con manzanilla o un enjuague de agua con media cucharada de sal y otra media de bicarbonato cada 4 horas y después de las comidas. También existen diversos enjuagues recetados que pueden ayudar a aliviar las llagas. 

3. Mantente hidratado.

Recuerda que se debe beber entre 2-3 litros de agua al día, así que toma líquidos de manera frecuente (principalmente agua y bebidas no azucaradas) y usa geles bucales tópicos hidratantes u otros medicamentos que ayuden a reducir la sequedad bucal. Intenta añadir a tu dieta alimentos con alto contenido en líquidos como las sopas, guisos, … También puedes chupar trozos de hielo, que se pueden aromatizar con limón o manzanilla, o tomar caramelos o goma de mascar (con xilitol y sin azúcar). 

Los bálsamos hidratantes labiales ayudan a mantener los labios en buenas condiciones. 

Por el contrario, evita aquello que te agrave la sequedad bucal, tales como el tabaco, alcohol o alimentos salados. 

Hombre junto a una ventana en el interior vierte agua desde una jarra a una vaso que sujeta con su mano izquierda. Es un paciente que esta en tratamiento de quimioterapia, y al ir al dentista le han recomendado hidratarse.

4. Sigue una dieta de alimentos suaves y sin azucares.

Procure comer alimentos suaves, blandos y a una temperatura templada, ya que los alimentos picantes, ácidos, crujientes y muy fríos o muy calientes, así como el alcohol, pueden provocarle irritación. De esta forma proteges la mucosa bucal. 

También reduzca en lo posible la ingesta de azúcar, ya que las bacterias que residen en la boca se nutren de los azucares, provocando las caries. 

5. Refuerza tus huesos.

Consumir vitamina D y calcio diariamente le ayudara a mantener su mandíbula y dientes sanos. Los lácteos, zumos y cereales son buenas fuentes de vitamina D, sobre todo si están fortificados.  

Antes de tomar suplementos alimenticios recuerda consultarlo previamente con tu equipo de atención médica. 

6. Reduce el uso de tu prótesis removible (si utilizas una).

Trata de usar tu prótesis u ortodoncia solo el mínimo indispensable, de esa manera evitaras irritaciones. Además, tendrás que aumentar las medidas de higiene que aplicas con ella para evitar infecciones.

7. Ir al dentista ante cualquier síntoma producido por la quimioterapia.

Informa a tu equipo de atención medica si experimenta algún efecto secundario dental o bucal durante el tratamiento. Informe rápidamente a su oncólogo, así como a su dentista. En pacientes oncológicos se denomina cuidados paliativos o atención de apoyo a la atención al paciente, el alivio de molestias es un aspecto importante de la atención al paciente tanto desde el punto de vista oncológico como odontológico. Por otro lado, los problemas sanitarios no atendidos con prontitud suelen convertirse en problemas aún mayores.

Así que no lo dudes, si experimentas algún cambio, llama y comunícaselo a tu equipo médico.

Recomendaciones del dentista después de la quimioterapia

Al finalizar el tratamiento oncológico aún hay que extremar la precaución, ya que los distintos efectos secundarios derivados del tratamiento no desaparecen inmediatamente. Algunos de ellos tardan más de un año en desaparecer, por lo tanto, es necesario hacer revisiones dentales cada 2-3 meses, reforzando la higiene oral, y continuar las aplicaciones de flúor entre 6 meses y 1 año.  

Osteonecrosis

Uno de los riesgos es la Osteonecrosis o muerte del tejido óseo debido a la falta de suministro de sangre a los huesos. Para prevenir la aparición de Osteonecrosis no deben realizarse intervenciones traumáticas como extracciones en la cavidad oral, al menos hasta 6-12 meses tras la finalización del tratamiento oncológico. Tampoco se recomienda el uso de prótesis u ortodoncia al menos hasta 3 meses después de finalizar el tratamiento. 

No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Share This
Call Now Button